Insect-landscapes: their rites, delights, folly…

Las imágenes de esta galería tienen un carácter irónico; en el caso de los apareamientos de insectos.

No se partió de esta idea maliciosa, sino que, utilizando las recursos del macro, se pretendía captar a los insectos en su entorno visual; es decir, como si nos pusiéramos a su altura y disparásemos la cámara. Vi grandes posibilidades para el efecto “bokeh” (difuminado de fondos), y me dispuse a ello.

Lo sorprendente fue que, a la hora en que yo solía dirigirme al lugar, ellos, por razones tal vez de la intensidad del calor –eran casi las dos de la tarde en verano–, aprovechaban para aparearse, con una asiduidad y empeño que supera cualquier credibilidad humana: incluso seguían tal cual en el borde de los precipicios; o dejados éstos atrás, en el aire mismo mientras la hembra, desesperada –ha de suponerse–, se sujetaba como podía de la punta de una ramita. Más de un macho cayó al vacío ante mis ojos, pero no conservo imágenes; al fin y al cabo, ellos cuentan con alas, y nosotros las necesitaríamos de ángel… En dos fotografías, al menos, creo que posan para mí, y parecen saludarme con sus atrevidas antenitas.

Las imágenes están captadas con un objetivo Canon macro 100mm y mono-trípode. Desconozco el nombre de los volátiles, pero me cayeron simpáticos, y se encontraban en una forma envidiable.