Phantasmagoric cloudscapes

En esta galería se recoge una selección de las fotografías que realicé, a lo largo de un año, de fenómeno tan singular: la manera en que en las nubes se dibujaban paisajes, cuando no formas –abstracciones– que podían evocar figuras, gestos y actitudes humanas: violencia, expresiones de desgarro, fuerza, tensión emocional… Más o menos, lo que uno pueda plantearse ante un cuadro abstracto.

Las nubes no han sido, hasta los tratamientos digitales, algo fácil de fotografiar y de lo que sacar rendimiento; era necesario emplear filtros para la acentuación del contraste, tanto en la toma como en el procesado posterior. Con la llegada de lo digital, se ha hecho posible un control mayor sobre la imagen, que, en nuestro caso, ha supuesto solamente un medio de realzar los motivos; exceptuando las nubes, donde se han llevado los procesos de intensificación de la nitidez, el contraste y la saturación hasta casi sus límites; pero nunca haciendo violencia a los colores “que se hallaban en potencia”. Elementos como tintes, virajes, e incluso tratamientos por zonas, se han evitado, en lo que entiendo la ética fotográfica, referida al respeto a las imágenes. No sería partidario de estos procesos de intensificación, incluso, si las nubes diesen algo más por sí mismas, y no fuese necesario “pintarlas” –de alguna manera–; al igual que lo hicieran los renacentistas flamencos e italianos.

Aún le queda a uno la duda si no habrá pretendido, también, pintar con nubes.

Las imágenes, en su mayoría, están tomadas con un teleobjetivo Sigma 18–200mm. Debido a la longitud casi imposible del mismo para conseguir imágenes sin aberraciones cromáticas, podrán advertirse deficiencias –particularmente en el viñeteado–, que yo tengo por un recurso estético.